PASAJERO

Radio para el mundo, desde México.

Radio global, desde México. Música, viajes, arte, cultura, sabores y colores del mundo. PASAJERO Radio.

Experta Viajera: Nueva York, mi ciudad de luces


Mi recorrido por NYC

Nada mejor que celebrar mi cumpleaños que viajando. El destino era importante y tenía que ser algo único y decidí que La Gran Manzana sería la mejor opción.

Es así que viajé con mi mejor amigo, mi cómplice eterno para recorrer el mundo. Nos fuimos a Nueva York no en el plan convencional de “turistas” sino en el de los "viajeros aventureros" que descubren maravillas en museos que nunca habían entrado, que prueban nuevos sabores en restaurantes con propuestas sorprendentes y que caminan exhaustivamente bajo temperaturas congelantes con el único objetivo de conocer y sentir las entrañas esta fascinante ciudad.

IMG_1001.JPG

Llegamos en vuelos diferentes (debido a que cada uno obtuvo una mejor tarifa) y nos despedimos en el aeropuerto en México con la promesa de vernos en el lobby del hotel en Nueva York. Así fuimos en una carrera contra el tiempo a ver quién llegaba primero ya que habíamos apostado la cena; al final él me ganó por 15 minutos y pues tuve que honrar mi palabra.

Una vez instalados en el hotel, ubicado en el corazón de Times Square, lo primero que hicimos fue ir al Empire State para admirar la ciudad de noche. Qué mejor que comenzar nuestro itinerario en este maravilloso edificio Art Decó, prodigio de la arquitectura de su tiempo. Cuando llegamos al mirador del piso 80 tuvimos la fortuna, por unos minutos, de tener el cielo totalmente despejado dejándose ver de forma impresionante el resplandor de las luces de la ciudad que nunca duerme. Decidimos subir a la terraza abierta en el piso 86 y ahí cambió todo en segundos empezó a nevar intensamente y el aire era tremendo, tan intenso que dificultaba el caminar, respirar y traer el celular en la mano, con riesgo incluso de que se pudiera caer y aun así estuvimos un buen rato afuera.

IMG_0730.JPG

Estábamos cansados sin embargo aún quedaba ánimo para una cena y así optamos por algo informal y nada mejor que un delicioso y clásico “hot-dog” callejero en Times Square. Disfrutamos tanto el sentarnos inmersos en ese mar de luces, rodeados del resplandor de los anuncios. Y, por si fuera poco, no podía faltar el show callejero de acrobacias, del cual fuimos participantes y que sin darnos cuenta nos hizo terminar bailando en pleno centro de la explanada al ritmo de los chavos que montan un espectáculo entero en tan sólo 25 mins.


Día 2:

Un nuevo día se asomó y estaba muy nublado y con lluvia por lo que decidimos hacer todo tipo de actividades “indoor” o bajo techo que se pudieran.

Nuestro primer punto fue el Guggenheim Museum que, no obstante, de repente cuesta trabajo entender la simpleza de las expresiones del arte moderno, pero sigue cautivando su arquitectura sin igual.

De ahí visitamos la extraordinaria colección de pinturas en el Museo Frick situado en una casa espectacular en la 5ta avenida y por un momento me imaginé lo que sería abrir mi ventana y tener una vista digna de postal de Central Park.

IMG_0980.JPG

Seguía nevando por lo que nos fuimos a refugiar entre obras maestras de culturas de todo el mundo y de todas épocas en el Met Museum. Cabe destacar que cada vez que entrábamos a un museo había que quitarnos un sinfín de ropa entre abrigo, chaleco, gorro, guantes, mochila y dejar todo en el guardarropa y lo hicimos varias veces durante el día, era algo complicado, pero nos acostumbramos.

Ya llevábamos lo suficiente en museos con demasiada propiedad, clase y distinción y decidimos romper los esquemas visitando el Museo del Sexo en la 5ta Avenida. Me impresionó como manejaron con mucha fineza y estilo el tema. Es un museo que vale mucho la pena visitar para aprender desde nuestra naturaleza humana hasta entender reacciones como la infidelidad, el tener múltiples parejas, etc. El lugar era increíble, con decirles que el guardarropa, más que guardarropa era un auténtico cuarto oscuro.

Durante el trayecto de todo ese día nos acompañó la nieve, así que después de una jornada con tantos obstáculos climáticos bien merecíamos una rica comida a unos metros del Macy’s más grande del mundo y es entonces que optamos por un buen vino Chardonnay y salmón deliciosamente preparado.


Día 3:

Despertamos para nuestro último día en la ciudad de los rascacielos, ahora si con sol en la cara; el clima estaba pronosticado que mejoraría y así fue. Eso nos animó y después de una breve excursión en el metro de NYC llegamos al parque lineal sobre una antigua vía de ferrocarril conocido como el High Line. Ahí alcanzamos a ver de lejos algunos alumnos adolescentes en protesta por lograr el control de armas en USA y después de una caminata deliciosa llegamos al Whitney Museum. Tengo que confesar que me cautivó la rebeldía y lucha por lo injusto en la exhibición “An Incomplete History of Protest” dentro de este museo. La manera de presentar y rebelarse era digna de divulgarla a través de Instagram.

Saliendo compramos arte callejero sobre mapas de la ciudad que artistas expertos hacen usando esténciles de serigrafía sobre mapas viejos de la ciudad. Justo enfrente del Museo fuimos a morir de empalagamiento al clásico restaurante donde van las celebridades tales como las “Kardashians” denominado “The Sugar Factory”. Los platillos y malteadas son una verdadera grosería de calorías, pero una obra de arte perfecta para armar stories en Instagram, todavía de salida nos regalaron todos los dulces que quisiéramos de la tienda y salimos con la sensación de haber llegado a casa después de Halloween con miles de dulces para saborear.

IMG_1376.JPG

Gracias a todo este momento tan dulce pude soportar lo que venía a continuación. A cuadra y media encontramos un micro museo del 11 de septiembre en el departamento de un personaje local. Él, siendo testigo y apoyando en labores de rescate en el momento de la tragedia, se dedicó a recopilar material fotográfico, video y reliquias del 9/11, el día que cambió la historia del mundo.

Me empecé a llenar de historias de bomberos, empleados, madres, familiares, todos con una herida por este día fatídico, y esto era sólo el comienzo de ahí nos fuimos justo a la Zona Cero, la cual por cierto nos recibió muy nublada y nevando.

Entramos al Memorial Museum del 9/11 que tengo que confesar que se me hizo una obra magnífica de mercadotecnia donde el nacionalismo estadounidense permea todas las paredes. Sales con la idea de comprar una bandera de Estados Unidos y abrazarla, y todo por una historia de intolerancia entre razas, grupos o fines políticos tal vez…

Después de vivir estos difíciles momentos, que te dejan un nudo en la garganta, era necesario cambiar de temática e irse a algo más agradable y NYC como siempre sorprende y sabe cómo endulzarme el oído como por ejemplo con las voces magníficas de una gran puesta en escena en Broadway, El Fantasma de la Ópera, que fue nuestro siguiente punto. Una delicia asistir a esta clásica puesta en escena ante un teatro totalmente repleto ávido de un gran momento de música, canto, vestuario e historia.

De aquí decidí no dormir e ir a hacer la maleta y esperar mi transporte al aeropuerto ya que tenía que regresar unas horas antes para dar una conferencia en México por lo que tomé el primer vuelo de regreso a nuestro país.

Siempre hay un Nueva York para todo tipo de gustos, de presupuestos, de personas, de razas, de creencias. Le agradezco a esta ciudad que siempre me recibe con una nueva enseñanza ya que en un letrero sobre un bote de basura en la calle de mi hotel venía la siguiente leyenda: “No le tengas nunca miedo a nadie”.

Por esto y mucho más...

TE AMO NYC 💋🗽#VIAJACONMIGO                                                   

Calificación de @ExpertaViajera 5 maletas por supuesto 🛄 🛄 🛄 🛄 🛄  


Toca cada imagen para verla en pantalla completa