PASAJERO

Radio para el mundo, desde México.

Radio global, desde México. Música, viajes, arte, cultura, sabores y colores del mundo. PASAJERO Radio.

Viajando con Ojos de Cultura: El fuego del cielo, China.

“Solo por el aplauso,

se deshacen en mil pedazos

 y permiten que sus vidas

desciendan en múltiples colores”.

Por Paola Calderoni: @CalderoniBlog


China Fuegoartificial1.jpg

Una de las maravillas de este mundo globalizado es sin duda lo conectados que estamos los unos con los otros, lo cercano que tenemos las puertas de acceso a culturas que no son las propias. Esa ventana que te invita a conocer sobre las creencias, costumbres y festejos de este pequeño planeta azul que compartimos.

A veces ni siquiera hay que mirar muy lejos, nuestro México Mágico es tan rico en ritos y tradiciones que nunca acabaríamos de conocerlos todos…cada Estado (y dentro de él) cada comunidad, tiene sus propias expresiones, a las que le sumamos aquellas de otros países que vamos adoptando en el camino, y me alegra saber que la gran mayoría de ellas; se reflejan en FIESTA.

¡Somos un pueblo parrandero!

No hay fin de semana que pase sin que te enteres que se festeja a algún Santo, “Día de…”, “Inicio de…”, “Final de…”, Bodas, Bautizos, Primeras Comuniones, cualquier celebración religiosa independientemente de la Fé que uno profese, está llena de días que llaman a celebrar, y por lo general, eso implica  invitar a familia, amigos y colados para crear un ambiente propicio para comer, beber, bailar y por supuesto; prender el cielo.

Desde que tengo memoria, no hay cosa que más disfrute que los Fuegos Artificiales.

ChinaFuegoArtificial2.jpg

A mi gusto, es de esos encantadores placeres voyeristas de la vida, que se pueden disfrutar en solitario, aun estando rodeada de un mar de personas.

Todo elemento de ellos resulta emocionante; los contrastes, la luz, los colores, las figuras, el ritmo, tamaño y por supuesto el ruido. Ese sonido que anuncia con un silbido lo que vendrá,  y una esta lista esperando el estruendo semejante al bombo y platillo cuando explota. También el olor a pólvora entra a la ecuación, y así, hace que tanto vista, oído y olfato sean parte del placer de los sentidos.

Si me preguntas con que lo asocio, por supuesto que lo primero que me viene a la mente es: Año Nuevo. Es justo esa la noche, en la que en cualquier parte del mundo no pueden faltar. Y precisamente acaba de pasar uno hace pocos días el Año Nuevo Chino.

China FuegoA3.jpg

El pasado 16 de Febrero, el mundo entero celebró el Año Nuevo Chino, independientemente si sigues este calendario o no,  festejo es festejo, y me encanta que en México no hacemos restricciones, haciendo espacio para toda creencia, y mucho más aún, cuando esta invita a festejar.

Entró el año del perro (uno de los 12 animales elemento que representan el ciclo lunar). Cuenta la leyenda que Buda convocó a todos los animales de la tierra a presentarse ante él, pero solo 12 acudieron. Fueron llegando en ese orden la rata, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo. Así que como premio a su devoción, Buda los convirtió en los Doce signos del Zodiaco Chino, y cada uno de ellos se turna para regir un año.

Occidente ha recibido innumerables joyas de Oriente, siendo una de las más importantes, la pólvora.

Fue en China, durante la Dinastía Tang (581- 907 AD) cuando se empezó a utilizar la pólvora para otros efectos aparte de los bélicos o medicinales.

China FuegoArt4.jpg

De acuerdo a las creencias de esas épocas, un ruido fuerte alejaba a los fantasmas y malos espíritus. Así, cuenta la historia, que un Alquimista llamado Li Tan fue el inventor del primer cohete.

Al Primer Ministro de la corte del Emperador lo atormentaba el fantasma de un dragón que había matado. Todas las noches, el espíritu lo perseguía sin que el pobre hombre pudiera hacer nada para deshacerse de él.

A Li Tan entonces se le ocurrió meter pólvora dentro de los tubos de las varas  de bambú, los cuales al ser encendidos y explotar, hicieron tal ruido que espantó por siempre al espíritu del Dragón ganándose el agradecimiento del Primer Ministro quien por fin pudo descansar sin fantasmas.

Ese efecto de ruido, empezó a ser considerado no solo para alejar malos espíritus, sino también como símbolo de felicidad y prosperidad.

Poco a poco se fue perfeccionando en el Imperio tanto la técnica de los petardos, como lo que hoy conocemos como Fuegos Artificiales.

China FuegoArt5.jpg

Me hace sonreír el pensar que el ser humano ha encontrado una forma tan estética de alabar a los Dioses, recordar a sus ancestros, de ahuyentar malos espíritus y celebrar con alegría.

Como alguien que de estudiante nunca se aprendió la tabla periódica, me encantó aprender que precisamente lo que logra esos hermosos colores es la mezcla de minerales con la pólvora.

Al arder en el aire, son los metales de la mezcla los que le brindan color; El Magnesio es el causante de la luz blanca, el Sodio les da una tonalidad más amarilla, con el Calcio se logran efectos color naranja, el Bario los quema en tonos verde, el Cobre pinta de azul el cielo de la noche, y el Titanio lo hace en plata.

China está presente en cada uno de nuestros momentos de alegría pirotécnica.

El Fuego en el cielo; la Belleza de lo breve.